1 ago. 2013

Podríamos elegir un Presidente con el 60% de los votos y carecerá de atribuciones


PRIMERO ES LO PRIMERO: ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Chilenas y chilenos:

Todos los actos de nuestra vida individual y social están esencialmente determinados por la Constitución Política que nos impuso la DICTADURA en 1980.
A resueltas de este Bando Militar –bajo la firma de 4 generales-, las chilenas y chilenos no somos dueños de nuestro propio destino ni ejercemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Somos el único país de la región que no ha hecho Asamblea Constituyente para generar una Constitución realmente representativa de la soberanía popular.
En los 33 años de vigencia del Bando-Constitución de 1980 los capitales extranjeros se adueñaron de nuestro cobre jy recursos minerales, de nuestros bancos y sistema financiero, de los fondos previsionales, del agua que bebemos, de los bosques, del mar y del comercio; controlan decisivamente los medios de comunicación, la cultura, la educación, la salud y la política parlamentaria. Prácticamente nos transformamos en una neocolonia –un club privado- manipulada por  5 grupos económicos que nos permiten votar en elecciones, pero no participar efectivamente en los asuntos fundamentales del Estado y la Sociedad.
El Bando-Constitución de 1980 ha dado origen  a una institucionalidad ilegítima, inmoral, autoritaria, antidemocrática y contraria al interés del 90% de los chilenos. Más allá de las apariencias, no hemos tenido transición a la democracia, sino a la plutocracia, al gobierno de los más ricos.
Ninguna de las justas demandas planteadas en las Asambleas Ciudadanas del sur y norte del país, ni las reivindicaciones estudiantiles, mapuche y de pueblos originarios, sindicales, ambientales o culturales, tendrá plena satisfacción sin cambiar el modelo económico y político que nos impuso la Dictadura y que profundizaron los gobiernos civiles desde 1990 en adelante. Podríamos elegir un Presidente con el 60% de los votos y carecerá de atribuciones para cambiar la camisa de fuerza que es la actual Constitución.
En respuesta a las movilizaciones sociales, la cúpula empresarial-militar y parlamentaria que controla el país quiere “pasarnos gatos por liebre” otorgando la potestad de cambiar la constitución al desprestigiado parlamento binominal actualmente en funciones. Es decir, dar la apariencia de cambios para que nada cambie. Así continuaremos eternamente excluidos, el 90% de los chilenos, mientras el poder efectivo permanece en manos de poderes fácticos.

HAZTE CIUDADANO: EL PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO ERES TÚ

No aceptes que te arrebaten el derecho a ACTUAR COMO PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO, único depositario de la soberanía popular, aspiración planteada por los padres fundadores de la República, hace 200 años.

Únete a tus pares en tu barrio, en tu comunidad educativa o laboral, en tu agrupación social, política o cultural, para avanzar en UN PROCESO CONSTITUYENTE que nos de fuerza y organización para exigir una ASAMBLEA CONSTITUYENTE en la que nuestros auténticos representantes redacten una Constitución verdaderamente democrática.
Para lograrlo necesitamos una herramienta política que unifique a la mayoría popular por sobre caudillismos y sectarismos partidistas y nos permita generar un procedimiento democrático, pacífico, legítimo y plural: la Asamblea Constituyente.

Ayúdanos, con tu firma, a inscribir un candidato presidencial que, por su trayectoria, su pensamiento y su capacidad política, contribuya a forjar UN PROCESO CONSTITUYENTE en que sea el pueblo el único depositario de la soberanía popular.

Ayúdanos con tu firma a inscribir la candidatura presidencial independiente de GUSTAVO RUZ ZAÑARTU, Coordinador Nacional del Movimiento por una Asamblea Constituyente.
Y no olvides, el 17 de noviembre, marca el voto con la expresión ASAMBLEA CONSTITUYENTE. (voto válido según la ley).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en breve publicaremos su comentario