1 mar. 2015

"¡Qué izquierda ni qué derecha, si no tenemos país!"


Escrito por Jaime Sepulveda 
La pelea por la Asamblea Constituyente es para tener país y nos incumbe a todos, considera Gustavo Ruz.

Con buen despliegue de datos históricos y hechos factuales, y con profunda visión política, Gustavo Ruz dictó una interesante conferencia sobre la Asamblea Constituyente en el edificio de la ex-Aduana de Iquique, ayer miércoles.
¿Por qué una reforma de la constitución desde el Congreso no sería democrática?

"Si el parlamento hace esto ahora --sin que la constitución de Pinochet le otorgue esa condición de poder constituyente--, va a estar arrebatándonos a nosotros esa facultad del poder constituyente original. Por lo tanto, la constitución que se está propiciando, y que probablemente se va a realizar en el Parlamento, no va a ser institucional. No va a ser tampoco democrática porque este parlamento elegido por el 42% de los votos habilitados para votar y con todo el cuestionamiento que le hace la opinión pública en todo Chile sencillamente no tiene la más mínima condición moral para reemplazarnos a nosotros, arrogarse que ellos van a resolver a nombre nuestro. Cuando se discuta un inciso, un artículo, ¿quién va a poder más? ¿el voto popular o las grandes empresas pesqueras, las grandes empresas mineras, el sistema bancario, El Mercurio, el ejército, el clero, los poderes fácticos, la embajada de Estados Unidos? No hay dónde perderse. El voto popular tiene mucho menos peso que el voto de esos poderes fácticos.

Y tampoco va a ser participativa. Como este cabildo aquí, que lo hemos hecho fuertemente en muchos escenarios, ahora último salió el senador Harboe y están proponiendo un proyecto de ley para que haya cabildos. ¿Cómo sería esto? Los ciudadanos van a ir a escuchar a los diputados, los diputados van a tomar nota cuidadosa de lo que digan los ciudadanos, se llevan las notas para su casa, redactan la nueva constitución ellos interpretándonos a nosotros. ¿Serán fieles expositores de lo que nosotros pensamos? De lo que piensa la señora Juanita de Puerto Aysén, de aquí de Alto Hospicio, de los pescadores artesanales de Lebu, de los mineros del cobre, de los trabajadores del petróleo de Punta Arenas... ¿Serán estos diputados suficientemente rigurosos para procesar las ideas que tiene el pueblo chileno sobre una nueva constitución?
Ahora, aquí no estamos hablando de un formalismo. Yo les pido por favor que nadie vaya a creer que yo pienso que la Constituyente es la panacea y que la constitución que va a salir de la Constituyente va a ser perfecta y Chile va a ser feliz al otro día de la Constituyente. No he dicho eso, no se me ha pasado por la mente. Pero por lo menos esa constitución la habremos hecho los chilenos. Partamos por eso. La dignidad de ser un país que redactó su constitución. Somos el único país de América Latina que no lo ha hecho. ¿Por qué, si pudieron los argentinos, los bolivianos, los peruanos, los ecuatorianos, los venezolanos, los brasileños... no podemos hacerlo nosotros en 200 años de República? La razón es muy concreta: porque la torta es demasiado grande.
Es mucha riqueza. Es una riqueza colosal. Yo no tengo cultura para leer las cifras con nueve ceros, doce ceros, quince ceros... ¡dieciocho ceros! que representan las utilidades del cobre, del litio, del vanadio, de la plata, del molibdeno, del oro... de los bosques. Son cifras colosales, son millones de millones.
Orlando Caputo calcula qué habría pasado si no se hubiera privatizado el cobre, si fundiéramos y refináramos el cobre en Chile, si hiciéramos manufactura de cobre. Aunque fuera alambres. Resulta que ahora quebró Madeco: no existe la única empresa que manufacturaba cobre. Bueno, la cifra de Orlando Caputo es un billón seiscientos mil millones de dólares. El que la pueda procesar... yo no tengo intelecto para procesar esa cifra. (...) En La Escondida, que queda aquí cerquita, un yacimiento, se llevó el año pasado 7 mil millones de dólares".

La torta es demasiado grande. Por eso no han querido, no quieren ni querrán Asamblea Constituyente.

1 comentario:

  1. Terroríficamente claro, esto es un peligro para ellos y desde luego le pueden sacar punta al lápiz si ven que sus ganancias están en peligro

    ResponderEliminar

Muchas gracias por participar en breve publicaremos su comentario